¡¡¡¡Galletaaaaaaas!!!

Si, lo se, parezco el Monstruo de las Galletas, pero… que quede aquí entre nosotros… un poco menos peluda y menos azul… lo soy!!!

De mantequilla, de jengibre, con chips de chocolate… para desayunar, merendar o simplemente porque si… ¡¡me encantan!!

Así que, como de momento no nos habéis pedido ninguna receta en particular que queráis que compartamos (o truco, que también vale 😉 ) pues a subir lo que en ese momento se nos antoja. Y ahora mismo, que me estoy tomando un delicioso Chai Tea Latte, lo que me apetece es una galleta de mantequilla. ¿Con Glassa? ¿Con fondant? La verdad es que me gustan más las de glassa (es como los Cupcakes de buttercream, le da ese puntito diferente).

La receta es muy sencilla. ¿preparados?

Ingredientes para unas 30/40 galletas de unos 8/10 cm

250 gr de mantequilla a temperatura ambiente

250 gr de azúcar glass

1 huevo XL a temperatura ambiente

650 gr de harina de todo uso tamizada

Aroma de vainilla ( podéis utilizar otro a gusto)

Un chorrito de leche entera para ligar la masa cuando este migosa (es decir, para cuando se nos está deshaciendo y tiene ese extraño tacto harinoso y poco compacto).

Canela al gusto.

Receta

ponemos en un bol mantequilla y lo batimos con el azúcar que previamente habremos tamizado hasta que este completamente fusionada. Se puede hacer con una varilla manual, pero yo prefiero hacerlo con la batidora eléctrica… no es vaguería… es que así las tengo listas antes 🙂

La mantequilla va blanqueando y aumenta su volumen ligeramente al batirla.Una vez está lista, le añadimos el aroma de vainilla. Yo, como lo uso en crema, con una cucharadita tengo suficiente, si es líquido échale un chorrito y ve probando. No hace falta mucha. Añadimos una cucharadita de canela en polvo y el huevo ligeramente batido y lo mezclamos bien.

Incorporamos la harina poco a poco y lo mezclamos manualmente (si no queremos quedarnos sin batidora) y se lo integramos a la mezcla para formar la masa. Puede que veamos que se desmiga, si eso sucede, como hemos dicho antes, le echamos un chorro de leche (con cuidado de no pasarnos) para lograr una masa compacta, si vemos que se queda demasiado líquida, añadimos un poquito de harina más.

Una vez elaborada la masa, hacemos una bola y la dividimos en cuatro partes. Las estiramos con el rodillo encima de papel vegetal para que no se nos quede pegado, dejando aproximadamente un grosor de 3 mm y las dejamos reposar en el frigorífico (ya estiradas y tapadas con papel vegetal una encima de la otra), unas 3 horas mínimo, antes de sacarlas, cortarlas con el molde de la forma que queramos darle y hornearlas.

Es muy importante que en la bandeja las coloquemos a una distancia de unos 2 cm entre si, para que al hornease no se peguen entre ellas.

La masa que sobra puede volver a juntarse, estirarse y utilizarse… es una pena dejar que se pierda ni un poquito!!!

Mientras cortamos las galletas ponemos el horno a pre-calentar a 180º (o a 160º si le ponemos aire), cuando las metemos en el hay que estar muy atentos al tiempo. Con 10 minutos es suficiente, que los bordes queden un poco dorados pero que no se nos quemen.

Cuando las saquemos, las dejamos enfriar sobre una rejilla, y las decoramos como más nos guste y ahí, si como diría nuestro amigo… podremos comer unas deliciosas… Galletaaaaas!!!

P.S: Si queréis que subamos alguna receta en particular podéis pedírnoslo en nuestra página de Facebook: https://www.facebook.com/pages/La-Aldea-del-Dulce/434278356648315?ref=ts&fref=ts

monstruo-galletas-5

Anuncios

Como hacer una buena Buttercream

Lo reconozco… ¡¡¡adoro la buttercream!!! Personalmente me gusta mucho más un buen Cupcake de buttercream que decorado con fondant.

Primero por que no es tan dulce o empalagoso como, en ocasiones, puede resultar el fondant, pero sobre todo, por que le puedes dar colores, sabores y formas que hagan que cada experiencia sea única.

La base siempre es la misma, sólo se necesita Mantequilla sin sal y a ser posible que esté como crema (si no siempre le podemos dar un golpe de calor en el microondas), Azúcar Glass, El extracto del sabor que hayamos elegido (vainilla, nata, fresa… o tan atrevidos como el de mojito, ron con coca-cola, champan…) o, usar crema de chocolate o mantequilla de cacahuete, queso… incluso puedes ir probando con lo que se te ocurra 🙂 … la cuestión es encontrar el sabor que más te atraiga.

Los extractos yo los prefiero en pasta, al no meterle líquido a la buttercream es más difícil que pierda la consistencia que queremos … y, si queremos, un poco de colorante!!

Para hacerla, lo primero que tenemos que hacer es batir bien la mantequilla, ir añadiendo poco a poco el azúcar hasta que hayamos conseguido la consistencia que queramos. Lo normal es usar, aproximadamente, el doble de azúcar que de mantequilla, aunque, yo, normalmente, uso un poco menos, pues no me gusta tan dulce.

Eso si, ¡cuidado! cuando le echas el azúcar… al ser tan en polvo se puede poner tu cocina blanca como la nieve!! y limpiarla luego es un horror!! Para evitarlo, lo mejor es, tratar de tapar el bol con un paño húmedo y sólo ir abriendo de a poquito para añadir el azúcar.

No hace falta ir a mucha velocidad, pero, claro, depende de la máquina que estés usando.

Una vez ya tienes bien mezcladas mantequilla y azúcar, sólo hay que añadirle el extracto o la crema del sabor, batirlo bien y, al final, en una última batida el colorante.

Y listo!! Puedes ir probando en cada paso para asegurarte de que te va gustando.

Una vez la tengas preparada, pásala directamente a la manga pastelera. Lo normal es que esté un poco dura.

Y lo que te sobre… a la nevera!! Podrás usarla para otra vez!! (eso si, no la guardes un mes 😉 )

buttercream-frosting

Cake Pops de Nutella… ¡un pedacito de cielo!

A los que somos golosos y, sobre todo, a los que no podemos resistirnos al sabor del chocolate, a veces, (y sólo a veces) nos sentimos terriblemente culpables… pero ¿cómo resistirse? Si es que… ¡¡¡está tan bueno!!! Así que, como decir a una tarta o a un CupCake, eso de …. “venga, sólo te doy uno mordisquito…” es mentirnos a nosotros mismos (si alguno lo habéis conseguido, por favor!!!! pasarme esa fuerza de voluntad!!!) y dejar de tomar chocolate es hundirnos en un mundo triste y gris que no queremos en nuestra vida…. hemos hallado la solución!!!

Nos hacemos un Cake Pop (del tamaño del agujero del donut) de chocolate con Nutella, y… al menos nos quitamos el antojo, no nos sentimos taaaaaan culpables por nuestra línea y… sobre todo, disfrutamos de uno de los mayores placeres del mundo.

Además, la receta es de lo más sencillo que os podáis imaginar:

Ingredientes para 14 cake pops:
300 gr. de bizcocho ligero (cualquiera nos sirve, incluso el comprado, pero lo mejor, es hacerlo con las sobras de ese maravilloso bizcocho que hemos usado para hacer la deliciosa tarta del día anterior)
150 gr. de Nutella
200 gr. de chocolate blanco
50 gr. de chocolate blanco color rosa (o del que queramos, es para la decoración)
Receta:
         1. Desmenuzamos el bizcocho en un bol. Tiene que estar muy bien desmenuzado.
         2. Añadimos la nutella, y con las manos vamos integrando bien por todo el bizcocho.
         3. Hacemos pequeñas bolitas con las manos y las metemos en el congelador durante 20 minutos.
         4. Derretimos un poco de chocolate blanco, mojamos la punta del palito y lo metemos en la bola hasta el centro de ésta.
         5. Los volvemos a meter en el congelador unos 10 minutos.
         6. Con un trozo de corcho, le hacemos unos agujeros con un palito separando unos 6 cm de cada uno y ponemos nuestros cake pops.
         7. Derretimos el resto de chocolate blanco al baño maría o en el microondas y le añadimos el chocolate rosa para que se tiña.
         8. Cogemos las bolitas y una a una las metemos en el chocolate bañándolas bien y retirando el sobrante dando unos golpecitos en la mano.
       9. Podemos poner antes de que endurezca, una florecita de fondant con una perla comestible para decorar o con un poco de azúcar glass decorar haciendo lineas, puntos, espirales… el límite en vuestra imaginación
       10. Pinchamos los palitos en el corcho y metemos en el frigorífico para que se endurezca el chocolate y ¡el último en atacarlas se quedará sin disfrutarlas!
CakePops

La perfecta Tarta de Zanahoria Americana

Si hay algo que, personalmente, me vuelve loca (además de la deliciosa New York Cheesecake) es la tarta de Zanahoria con Frosting de Queso.

Esa mezcla de sabores, lo esponjoso del bizcocho, el ligero dulzor y el frescor que se entremezcla en tu boca… (uy!!! ya comienzo a salivar)!! Peligro, mi cabeza ya no puede dejar de pensar en otra cosa.

Al principio, cuando dices eso de ¿te apetece una ración de tarta de zanahoria? Se te quedan mirando como… ¿zanahoria? ¿tarta? ¿estás loca? Pues si!!!! Igual que con calabaza y calabacín (por ejemplo!!)

Además de deliciosa es muy sencilla de hacer. Aquí os dejamos la receta:

Ingredientes para la Tarta:

400 g (2 tazas) de azúcar
350 ml (1 1/2 tazas) de aceite de girasol
4 huevos
450 g de zanahorias machacadas (hervir, colar, machacar) 5-6 zanahorias grandes
240 g (2 tazas) de harina de trigo
10 g (2 cucharaditas) de levadura en polvo (Royal Baking Powder)
10 g (2 cucharaditas) de bicarbonato de sodio
10 g (2 cucharaditas) de canela
5 g (1 cucharadita) de sal
Para el Cream Cheese Frosting:

240 ml (1 taza) de queso cremoso (Philadelphia) a temperatura de ambiente
60 g (4 cucharadas) de mantequilla sin sal, a temperatura de ambiente
10 ml (2 cucharasitas) de extracto de vainilla
450 g (4 1/2 tazas) de azúcar glacé (vas a añadirlo poco a poco así que a lo mejor usarás menos! Normalmente con unos 300 g tienes más que de sobra, pero… todo va en función de que golos@ seas!!)
Receta:

En un bol mediano, mezcla todos los ingredientes secos (menos el azúcar!) y resérvalos.
En un bol grande, mezcla el azúcar con el aceite.
Incorpora los huevos uno a uno batiendo la mezcla después de cada adición.
Añade las zanahorias machacadas y mezcla bien.
Añade los ingredientes secos  (ya combinados)
Bate por exactamente 3 minutos a velocidad media
Hornea a 175°C (350°F) por 60 minutos (o para cupcakes quizás 25-30 minutos)
Para el frosting de queso crema:

Bate la mantequilla y el queso crema, añade la vainilla, e incorpora el azúcar glacé poquito a poco hasta que tenga la consistencia que te gusta.

Truco:

Si cortas el bizcocho en distintas capas, y las rellenas del frosting y lo metes en la nevera… no vas a poder dejar de meter la cuchara en ningún momento!!

 

tarta

Bizcocho MSC (Para hacer tartas con formas)

Seguro que te has preguntado como darle forma a las tartas… ¿cómo hacer un coche? ¿Una muñeca? ¿un bolso? Pues el truco, además de en la paciencia y el torneado (recortar el bizcocho dándole la forma que queremos) , está en el bizcocho que necesitamos hacer para que no se nos desmigaje.

Es un poco más seco, menos esponjoso (por lo que empaparlo con almíbar será lo que le dé el punto de sabor… pero es muy sencillo de hacer:

Aquí os dejamos la receta 🙂

 

Ingredientes: En molde cuadrado 25*7 cm aprox

Azúcar 240 gr

Huevos 4 huevos L

Mantequilla 240 gr *mantequilla o margarina

Harina 360 gr

Levadura Royal 1 sobres

Esencia Ralladura 1 limón

Sal 1 pizca

Preparación:

1. Tamizar la levadura, la harina y la sal, reservar. El resto de ingredientes a temperatura ambiente.

2. Batir la mantequilla con el azúcar durante 5 min .

3. Una vez trabajada la mantequilla y el azúcar incorporar los huevos uno a uno sin para de batir.

4. Puede tener un aspecto como de cortado pero no pasa nada se arregla cuando se le incorpora la harina previamente tamizada con la levadura y la pizca de sal.

5. Forramos el molde con mantequilla y harina e introducimos en el horno pre-calentado a 180º entre 35 y 40 minutos.

Recomendaciones:

Este bizcocho es más compacto, tiene más cantidad de harina, es ideal para tornear bizcocho, es decir, recortarlo para conseguir una determinada forma, ya que no se desmigaja.

Se seca más rápido si no se va a cubrir rápidamente, se puede añadir un almíbar para que no quede muy seco.

Imagen

Imagen

Bizcocho de chocolate sin huevo y sin leche

¿Cómo? ¿Estoy leyendo bien? ¿Un bizcocho sin huevos y sin leche? Si!!! Ahora los niños alérgicos o intolerantes a los huevos y/o a la leche también pueden disfrutar de este suculento postre!!!

Por que… ¿Quién no conoce a algún niño que, con carita triste, mira como en los cumpleaños sus amigos comen tarta y ellos no pueden? Si, es cierto, están tan acostumbrados que ya casi como que lo pasan por alto, pero… habiendo opciones ¿por qué no prepararles uno?

Además, la receta es super sencilla!!!

Ingredientes:

– 400 gr. de harina.
– 300 gr. de azúcar.
– 1 sobre de levadura química (16 gr).
– 2 cucharaditas de bicarbonato.
– 80 gr. de cacao Valor en polvo.
– 250 cl. de leche de soja sabor chocolate.
– 250 cl. de agua.
– 180 cl. de aceite de girasol.

Preparación:

Comenzaremos poniendo en un cuenco los ingredientes secos menos el cacao, es decir la harina, el azúcar, la levadura y el bicarbonato, y mezclaremos bien con la batidora de varillas.

En un cuenco aparte, mezclaremos los ingredientes húmedos: la leche, el agua y el aceite de girasol, y los añadiremos a la mezcla anterior, batiendo bien.Por último, incorporamos el cacao y volveremos a mezclar.

Vertemos la masa en un molde desmoldable de 22 cm de diámetro, previamente untado con mantequilla y espolvoreado de harina y coceremos el bizcocho en el horno precalentado a 200º, con calor arriba y abajo, durante unos 35 minutos o hasta que pinchando con un palito de brocheta este salga limpio.

Dejaremos enfriar bien antes de desmoldar.

podemos decorarlo con un poquito de azúcar glass para que haya un poquito de contraste de color, y listo para alegrar más de una barriguita :)

Imagen

Receta Básica de CupCakes de Vainilla

La receta por antonomasia, la básica, la que todos debemos conocer para poder comenzar a realizar unos deliciosos CupCakes, es esta de vainilla.

Los CupCakes son pequeñas tartas (antes se hacían en pequeñas tazas tipo té, de ahí su nombre) que podemos decorar de todas las maneras que se nos ocurran. Podemos realizarlos de todos los sabores que nos gusten, rellenarlos, cubrirlos con buttercream, decorarlos con fondant de azúcar….

De un mordisco podremos saborear momentos de la infancia, o sabores inimaginables en un pastel como el champan y las fresas. Para todo hay un momento y para cada momento un CupCake.

Esta es la receta básica, pero, a partir de ella, puedes realizar todos los cambios que se te pasen por la cabeza para hacer tu mágica receta, esa que acompañe un momento perfecto con tu pareja, que celebre el nacimiento de un niño, el inicio de una vida en común, el reencuentro con un amigo, o ese momento perfecto con una infusión y el mejor de los libros entre tus manos.

Ingredientes (Para 6 CupCakes):

  • 55gr de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 110 g de azúcar
  • 1 huevo L
  • 135 g de harina tamizada
  • 60 ml de leche a temperatura ambiente
  • 1/2 cucharadita de levadura química
  • vainilla

Elaboración

Antes de nada, ponemos el horno a calentar a 180º con calor arriba abajo, sin aire. (Esto depende del horno que tengas, si es muy potente, con ponerlo a 160º tendrás suficiente).

Preparamos una bandeja para hornear CupCakes  con seis cápsulas de tamaño normal.

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta formar una crema. (Que no se note la textura del azúcar y que blanquee un poco. Agregamos el huevo y la vainilla (en polvo, pasta o esencia, como la tengas, yo la prefiero en pasta, la esencia deja un sabor mucho más ligero, pero, como siempre, depende de tu gusto y de la marca del producto, pues no todos son iguales), sin dejar de batir.

Por otro lado mezclamos la harina con la levadura y la agregamos a la masa tamizada. Unimos alternando con la leche y mezclamos con una lengua hasta que la masa sea homogénea. Con un racionador de helado vertemos una “bola” de masa en cada cápsula.

Horneamos durante unos 15 minutos, depende un poco del horno y el tamaño de nuestros cupcakes. Para asegurarnos de que la masa esté hecha, pinchamos en el centro con un palillo y esperamos a que no salga manchado en absoluto.

Dejamos reposar los cupcakes dentro de la bandeja, fuera del horno, unos cinco minutos y los pasamos a una rejilla hasta que se enfríen completamente.

A partir de ese momento… los tenemos listos para decorarlos como más nos gusten 🙂

Cupcakes01 images (1) images