CupCakes de Chocolate y Baileys

Al fin he conseguido 5 minutos de relax, y como me han pedido la receta en el Facebook, he dicho ¿por qué dejar para mañana lo que puedo hacer hoy?

Así que aquí me tenéis, escribiendo, en un pequeño descanso, la receta de estos cupcakes (se pueden hacer en tarta también) que quitan el hipo de lo buenos que están.

Como diría mi sobrino…. lo vais a flipar 😉

 

cb

Ingredientes para 12-15 cupcakes (según tamaño de las cápsulas)
  • 115 gramos de chocolate blanco
  • 115 ml de leche
  • 135 g mantequilla
  • 150g azúcar moreno
  • 150 g de harina
  • 3 huevos
  • 1 cucharada y media de levadura
Para el almíbar
  • 100 g de azúcar blanco
  • 100 ml de agua
  • 30 ml de Baileys

Buttercream:

  • 115g de mantequilla sin sal
  • 425 g de azúcar glacé tamizada o Icing sugar ( azúcar glacé super fina)
  • 85 g. de cacao en polvo sin azúcar
  • 125 ml. de Baileys

Precalentar el horno a 180º o 160º con ventilador.

Tamizamos juntos la harina, el cacao y la levadura y reservamos.
Mezclamos la leche con el Baileys y reservamos.
En otro bol batimos la mantequilla con el azúcar hasta conseguir una mezcla homogénea. Añadimos los huevos uno a uno, integrando bien cada uno antes de añadir el siguiente.
Incorporamos la mitad de la mezcla de harina-cacao-levadura y batimos hasta que se integre. Entonces incorporamos la mezcla de leche-Baileys que teníamos reservada y batimos. Incorporamos el resto de la harina-cacao-levadura y batimos a velocidad baja hasta que se integre y quede una masa homogénea.
Llenamos las cápsulas 2/3 de su capacidad y horneamos 22-25 minutos o hasta que al pinchar con un palillo este salga limpio.
Mientras se hornean los cupcakes, preparamos el almíbar: En un cazo ponemos el agua y el azúcar y llevamos a ebullición. Cuando hierva retiramos del fuego e incorporamos el Baileys. Dejamos templar. ( este almíbar es delicioso y yo ahora lo suelo usar en las tartas).

Nada mas sacar los cupcakes del horno los pinchamos con un palillo agujereandolos varias veces y pintamos con el almíbar. Después los dejamos enfriar 5 minutos en el molde y los pasamos a una rejilla para que se enfríen completamente.

Para preparar el buttercream hemos de tamizar el icing sugar con el cacao y colocarlos en un bol junto con la mantequilla y el Baileys. Cubriendo el bol, batimos a velocidad baja un minuto. Después subimos la velocidad y batimos al menos otros 5 minutos a velocidad media-alta. El buttercream se volverá cremoso y de color chocolate intenso.
Rellenamos los cupcakes con sirope de chocolate negro y decoramos como más nos guste 🙂
Y listos!!!! Espero que me contéis vuestras experiencias!!! (y lo deliciosos que os han salido).
cb2
Anuncios

La tarta de chocolate por excelencia “Devil’s food cake”

Si te gusta el chocolate no puedes pasar sin probar esta tarta. Es, sin duda, la mejor tarta de chocolate del mundo! No podrás tomar un solo trozo…

Esta Layer Cake (O tarta en capas) te va a dejar sin aliento, y si no me crees…. pruébala!!

Ingredientes:

280 g harina de repostería
una pizca de sal
una cucharadita de postre de levadura Royal
250 g mantequilla pomada
220 g azúcar moreno
180 g azúcar blanco
4 huevos L a temperatura ambiente
2 cucharaditas de postre de esencia de vainilla
125 g chocolate negro taza
250 g buttermilk

nota: podéis preparar buttermilk mezclando 235 ml leche con 15 ml de zumo de limón. Lo dejáis reposar 10 minutos y la tendréis lista para usar.

Para el almíbar:

50 g agua
50 g azúcar
2 cucharaditas de postre de café soluble

Para la trufa:

320 g chocolate negro
270 ml nata 35% m.g.
70 g mantequilla

Elaboración:

1. Calentamos el horno a 180 º C, calor arriba y abajo.
2. En un bol, fundimos el chocolate al baño maría y lo reservamos.
3. Tamizamos la harina y la mezclamos con la sal y la levadura Royal.
4. Batimos la mantequilla con los dos tipos de azúcar y la vainilla hasta lograr una crema suave.
5. Añadimos los huevos, de uno en uno. No añadiremos otro hasta que el anterior se haya integrado en la masa.
6. Incorporamos el chocolate y batimos 1 minuto más.
7. Añadimos la harina en 3 veces, alternando con el buttermilk. Es decir, añadimos un tercio de la harina y batimos, luego la mitad del buttermilk y batimos, otro tercio de harina, etc.
8. Dividimos la masa en 2 moldes de 20 cm de diámetro y hornearemos unos 35 minutos.
9. Una vez los bizcochos estén fríos, los envolvemos en papel film y los reservamos en la nevera hasta el día siguiente. De esta forma, su textura mejorará.

Para la trufa:

1. En un bol resistente al calor, ponemos el chocolate en trozos y añadimos la nata hirviendo.
2. Removemos hasta que todo el chocolate se deshaga e incorporamos la mantequilla. Mezclaremos bien para conseguir una mezcla homogénea.
3. Reservamos en un lugar fresco hasta que la necesitemos. No la metáis en la nevera o se endurecerá demasiado. Yo la preparé el día anterior y la dejé en la terraza. Como hacía mucho frío, quedó dura como una piedra y tuve que esperar un buen rato para poder utilizarla.

Para montar la tarta:

1. Preparamos el almíbar: en un cazo calentamos el agua y el azúcar hasta que hierva. Lo retiramos del fuego y añadimos el café. Dejamos enfriar.
2. Bañamos la capa superior de cada bizcocho con el almíbar.
3. Rellenamos y cubrimos los bizcochos con la trufa a nuestro gusto.

 

devils

Tarta Red Velvet

Red Velvet es una de las tartas americanas por excelencia. Su brillante color rojo, en contraste con el blanco de la crema, lo hacen visualmente espectacular.

Hay muchas historias de donde viene esta receta, del porque del color rojo. Lo cierto es que, sea cual sea su origen, es deliciosa.

Ingredientes:

2 tazas de azúcar
250 gr de mantequilla suave sin sal
2 huevos grandes o medianos
4 cucharadas de cacao en polvo (Valor sin azúcar)
3 cucharadas de colorante rojo comestible
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de extracto de vainilla
1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
1 cucharadita de levadura
2 1/2 taza de harina para bizcocho (si no tenemos harina para bizcocho os proponemos este truco: por cada 3 taza de harina blanca añadimos 1 cucharada de maizena y se mezcla. Usaremos solo 2 1/2 taza de esta mezcla si no tememos harina para bizcocho).
1 taza de suero de leche o buttermilk (en su lugar, podemos usar: una taza de leche y una cucharadita de limón o una cucharadita de vinagre destilado, mezclamos y dejamos reposar por unos 20 minutos).

Preparación:

  • Pre-calentamos el horno a  180 grados. Preparamos tres moldes de 25cm de diametro y les echamos mantequilla para que no se nos pegue.
  • Mezclamos la mantequilla y el azúcar a velocidad baja en la batidora eléctrica por unos 5 minutos hasta que la mantequilla haya triplicado su tamaño y este tan blanca como la mayonesa. Añadimos poco a poco los huevos y subimos la velocidad de la batidora hasta que consigamos la misma cremosidad que teníamos antes de añadir los huevos.
  • Ahora mezclamos el cacao con el colorante rojo y añadimos a la batidora a velocidad baja. Cuando el color se incorpore a la mezcla subimos la velocidad un número más y dejamos que bata un unos 30 segundo. Paramos la maquina y movemos con una espátula, para que todo el color quede bien integrado. Mezclamos y añadimos la harina con la sal y levadura.
  •  Luego dividimos la harina en tres partes iguales, alternado con el suero de leche dos veces . Ponemos la batidora a velocidad baja y añadimos poco a poco una parte de harina, dejar que se integre en la mezlca. Ayudamos a la batidora removiendo la harina del borde del bol con una espátula e integrando a la masa. Luego añadimos  la mitad del suero de leche y dejamos que se mezcle bien.
  • Volvemos y repetimos el proceso de alternar harina y el suero de leche otra vez. Dejamos que se incorpore toda la masa y subimos la batidora a un número más alto y agregamos el extracto de vainilla.
  • Paramos la batidora y removemos la masa con una espátula y ponemos batidora otra vez  en velocidad minima y agregamos al último minuto la mezcla de vinagre y bicarbonato de soda, el cual debe ser combinado a este momento para que el bicarbonato de soda no quede en el fondo del recipiente. Añadiremos poco a poco a la mezcla.
  • Vertemos la mezcla en nuestros moldes preparados y horneamos durante unos 30-40 minutos dependiendo de nuestros horno. Dejamos que se enfríe y lo rellenamos con  chocolate blanco. Colocamos la parte superior  recubrimos con crema de queso.

RV

Cupcakes Arco Iris

Ya sabéis que nos encantan poneros recetas diferentes y divertidas, para que podáis probar en casa, y compartir con los más pequeños. Por eso hoy nos hemos decidido por la receta de unos Cupcakes muy coloridos, con todo el sabor.

Son simpáticos, son naturales (los colorantes no dan sabor) y están muy ricos. Para una fiesta infantil o un momento de locura 🙂 Ahora que llega la primavera (por fin!!!!) ¿qué mejor que ponerle algo de color?

Ingredientes para 12 cupcakes o 48 mini cupcakes

Para el bizcocho:

  • 115 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 220 g de azúcar blanco
  • 3 huevos M
  • 200 g de harina
  • 1 cucharadita y media de levadura Royal
  • 120 ml de leche semidesnatada
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • Colorante en pasta de color rojo, azúl, amarillo y verde

Para el merengue de vainilla

  • 3 claras
  • 180g de azúcar
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 100ml de agua
  • 1 cucharada de sirope de maíz (Karo) o de Golden Syrup o glucosa.

Preparación de los cupcakes:

Precalentamos el horno a 180ºC (160ºC si es con ventilador). Preparamos la bandeja para cupcakes con 12 cápsulas de papel blancas.
Tamizamos la harina con la levadura química en un bol y reservamos.

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que se integren y la mezcla se aclare. Añadimos los huevos, uno a uno, batiendo hasta que se incorporen.
Añadimos la mitad de la harina y batimos a velocidad baja hasta que se incorpore. A continuación, añadimos la leche, mezclada con el extracto de vainilla, y volvemos a batir. Añadimos la otra mitad de la harina y batimos a velocidad baja hasta que la mezcla sea homogénea.

Dividimos la mezcla en 4 partes iguales y colocamos cada una en un bol. Teñimos una parte de rojo, otra de azúl, otra de verde y otra de amarillo. Es importante usar colores en pasta para poder obtener colores brillantes (los colorantes líquidos quedarán apagados tras el horneado).

Vamos echando una cucharada de cada color en cada una de las cápsulas, hasta que las 12 tienen una cucharada de cada color.

Horneamos 22-25 minutos o hasta que un palillo salga limpio. Dejamos enfriar en el molde 5 minutos y después pasamos los cupcakes a una rejilla, hasta que se enfríen por completo.

Para el merengue, mezclamos el azúcar con el agua y el Karo (o glucosa o Golden Syrup en su defecto) en un cazo y lo ponemos a calentar hasta que la temperatura del termómetro de azúcar alcance los 115º-120ºC. (Si no tenemos termómetro de azúcar, podemos hacer la prueba de la bola: Echamos una gotita del almíbar que hemos preparado en un vaso de agua fría y si se convierte en una bolita dura, está listo).

Mientras tanto, montamos las claras a punto de nieve.

Cuando el almíbar haya alcanzado la temperatura indicada, lo echamos sobre las claras muy poco a poco, sin dejar de batir, como si fuera un hilillo (con cuidado de que no caiga el almíbar en las varillas de la batidora). Seguimos batiendo hasta que el merengue esté brillante. Incorporamos el extracto de vainilla.

Y… a decorar los cupcakes para degustarlos 🙂 Esperamos que os gusten y que nos contéis!

cp

Cupcakes salados: Salmón!!

¿De salmón? ¿Un cupcake? Si!!! No todo iba a ser dulce ¿no? De cara a montar los Candy Bar o Mesas dulces, hay veces que nos piden también platos salados, como aperitivos para la entrada, no todo iba a ser salmorejos, tortillas, empanadas y demás… Los CupCakes salados son sorprendentes, diferentes y… mucho más apetecible de lo que a priori podamos pensar.

Además se pueden hacer de un montón de cosas, y mezclar sabores dulces y salados… ya sabéis, como digo siempre… en la imaginación está el límite.

Y aunque se que aún os debo la receta del bizcocho de champagne con crema de queso y fresas, hoy he pensado en subir mejor esta, a ver si por fin os atrevéis a hacerla y contarme la experiencia!! 🙂

Ingredientes:

Para unos 24 mini cupcakes salados (es mejor hacerlos chiquititos)

  • 125 grs. de harina
  • Una cucharadita y media de levadura química
  • Media cucharadita de sal
  • 125 ml. de leche
  • 30 ml de aceite de oliva
  • 1 huevo L
  • 80 – 100 grs. de Salmón fresco o congelado
  • 30 – 40 grs. de queso parmesano
  • Pimienta, tomillo, orégano, romero…etc., al gusto.

Precalentamos el horno a 160º

Preparamos con capsulas minis nuestra bandeja de cupcakes mini. Cortamos a trocitos el pescado, y el queso en cubos pequeños.

En un bol, echamos la harina tamizada, la  levadura, sal, especies al gusto  y el queso.

En otro bol, mezclamos el aceite, la leche y el huevo, y batimos hasta que todo esté perfectamente integrado.

Ahora solo hay que ir incorporando poco a poco los sólidos en el bol de los líquidos, ayudándolos de la batidora o de una varilla. Cuando la mezcla esté homogénea, echamos los dados de salmón dándoles un par de vueltas, lo suficiente para que queden bien repartidos en la masa.

Echamos la masa de cupcakes salados en las cápsulas, 2/3 o un poco más y horneamos unos 20-25 minutos, antes de sacarlos comprobar que no estén crudos (como siempre, el truco del palillo nos viene de fábula)

Sacamos del horno, dejamos unos 5 minutos en la bandeja y después traspasamos a enfriar a una rejilla.

Mientras se enfrían, es el momento de ir preparando el frosting (o cobertura):

Para la receta de estos cupcakes salados de salmón, vamos a usar como frosting un queso crema, tipo Philadelphia.

Simplemente, preparamos una manga pastelera con una boquilla a nuestra elección (yo he usado la M1 de Milton para darle forma de rosa), rellenamos con el queso crema  y decoramos una vez los cupcakes estén fríos. Para decorar le podemos poner una cucharadita de caviar (o sucedáneo), los conservamos en la nevera hasta el momento de servir y … ¡voilá! ya tenemos un delicioso aperitivo que no dejará indiferente a ninguno 🙂

Ya me contaréis a ver que os han parecido 🙂

cukcakes_canapés-225x300

Bizcocho de chocolate y Guinness, sorprendentemente deliciosa

¿Sorprendidos? Cerveza negra en un pastel de chocolate? Bueno, lo que si puedo deciros es que deja sin palabras!!! Está muy rica!! Suave y a la vez con todo el sabor que se puede esperar.

Es muy sencilla de hacer, y como seguro que más de un valiente está con ganas de ponerse manos a la obra… aquí va!!

INGREDIENTES

 

Cerveza Guinnes                                            400 ml

Azúcar de caña                                                350 gr.

Harina                                                                 225 gr.

Mantequilla suave                                         225 gr.

Huevos                                                               4

Cacao amargo en polvo                               100 gr.

Bicarbonato                                                      2 cucharaditas

Levadura para dulces                                   media cucharadita

Queso crema (tipo Philadelphia)             400 gr.

Azúcar glass                                                      250 gr.

Whisky                                                                2 cucharadas

Preparación

Batir la mantequilla suave con el azúcar. Incorporar los huevos uno por uno. Tamizar la harina, junto a la levadura y al bicarbonato, y en un tazón aparte, mezclar la cerveza con el cacao. Siempre removiendo agregar alternando la harina y la cerveza + cacao, hasta obtener una masa homogénea y no muy compacta. Verter todo en una tartera con bordes removibles de 25 cm de diámetro, habiendo revestido el fondo y los bordes del mismo con mantequilla y poniendo luego papel de horno. Hornear a 180º hasta que la tarta esté cocida. Sacar del horno y dejar enfriar.

Batir el queso crema Philadelphia hasta que se quede con una textura crema, añadimos el whisky y el azúcar glass, hasta obtener una crema bien densa. Esparcir la crema por encima de la tarta y conservar en la nevera una hora antes de servir.

IMG_9090-1024x681

Cookies con chocolate ¿Alguien se puede resistir?

Creo que ya os lo he contado, pero es que cada vez que pienso en unas ricas cookies con chispas de chocolate en mi mente resuena la voz de triky, gritando Galleeeeeeetaaaaaaaaas… y es que ese sabor y ese olor me hacen recordar mi infancia, Barrio Sésamo, el Monstruo de las galletas… etc.

Y no puedo evitarlo, están deliciosas, y ese olor a galleta recién salida del horno, y como el chocolate se te deshace en la boca cuando la mojas en la leche… y… no se tú, pero yo estoy salivando 🙂

Pues las famosas cookies americanas, esas que nos vuelven locos a todos, son super sencillas de hacer (incluso son más fáciles que las galletas de mantequilla, quién lo iba a decir).

Ingredientes :

  • 125 gr azúcar moreno
  • 60 gr azúcar blanco
  • 110 gr mantequilla
  • 1 huevo
  • 230 gr de harina
  • 1 pizca de sal
  • Medio sobre de levadura
  • 1 cucharadita de azucar avainillado
  • 150 gr chocolate (negro, con leche o blanco )

Preparación:

Mezclamos el azúcar moreno, el blanco y la mantequilla y lo batimos muy bien. Cuando lo hemos integrado, y mientras seguimos batiendo le añadimos el huevo.

En otro bol ponemos la harina y la levadura previamente tamizadas, y le añadimos la sal y el azúcar avainillado. Cuando lo tenemos bien mezclado lo añadimos poco a poco a la otra mezcla para que se vaya integrando bien.

Por último le añadimos el chocolate partido en trocitos (nos sirven las perlas de chocolate o una tableta que “destrocemos” nosotros), y lo mezclamos bien con las manos.

Con las manos separamos partes de la masa haciendo bolas que aplastamos (no del todo, ligeramente) y las colocamos en la bandeja de horno sobre papel vegetal, y la introducimos en el horno pre-calentado a 180º durante 10-12 minutos (hay que vigilar el tiempo para que no se dore mucho, las galletas por dentro tienen que tener textura de bizcocho).

Cuando las saquemos las dejamos enfriar y… a disfrutar del gran manjar!!! Reconozco que no es lo normal… pero… están deliciosas si nada más sacarlas del horno haces un “sandwich” de buttercream de chocolate, de marshmallow (o nube de azúcar) con 2 de ellas y crema de marshmallow, . Sencillamente deliciosoooo!!! Y para los más atrevidos… probarlo con mantequilla de cacahuete!!! No os vais a arrepentir 🙂

chocoloate-cookies