Como hacer una buena Buttercream

Lo reconozco… ¡¡¡adoro la buttercream!!! Personalmente me gusta mucho más un buen Cupcake de buttercream que decorado con fondant.

Primero por que no es tan dulce o empalagoso como, en ocasiones, puede resultar el fondant, pero sobre todo, por que le puedes dar colores, sabores y formas que hagan que cada experiencia sea única.

La base siempre es la misma, sólo se necesita Mantequilla sin sal y a ser posible que esté como crema (si no siempre le podemos dar un golpe de calor en el microondas), Azúcar Glass, El extracto del sabor que hayamos elegido (vainilla, nata, fresa… o tan atrevidos como el de mojito, ron con coca-cola, champan…) o, usar crema de chocolate o mantequilla de cacahuete, queso… incluso puedes ir probando con lo que se te ocurra 🙂 … la cuestión es encontrar el sabor que más te atraiga.

Los extractos yo los prefiero en pasta, al no meterle líquido a la buttercream es más difícil que pierda la consistencia que queremos … y, si queremos, un poco de colorante!!

Para hacerla, lo primero que tenemos que hacer es batir bien la mantequilla, ir añadiendo poco a poco el azúcar hasta que hayamos conseguido la consistencia que queramos. Lo normal es usar, aproximadamente, el doble de azúcar que de mantequilla, aunque, yo, normalmente, uso un poco menos, pues no me gusta tan dulce.

Eso si, ¡cuidado! cuando le echas el azúcar… al ser tan en polvo se puede poner tu cocina blanca como la nieve!! y limpiarla luego es un horror!! Para evitarlo, lo mejor es, tratar de tapar el bol con un paño húmedo y sólo ir abriendo de a poquito para añadir el azúcar.

No hace falta ir a mucha velocidad, pero, claro, depende de la máquina que estés usando.

Una vez ya tienes bien mezcladas mantequilla y azúcar, sólo hay que añadirle el extracto o la crema del sabor, batirlo bien y, al final, en una última batida el colorante.

Y listo!! Puedes ir probando en cada paso para asegurarte de que te va gustando.

Una vez la tengas preparada, pásala directamente a la manga pastelera. Lo normal es que esté un poco dura.

Y lo que te sobre… a la nevera!! Podrás usarla para otra vez!! (eso si, no la guardes un mes 😉 )

buttercream-frosting

Anuncios

Receta Básica de CupCakes de Vainilla

La receta por antonomasia, la básica, la que todos debemos conocer para poder comenzar a realizar unos deliciosos CupCakes, es esta de vainilla.

Los CupCakes son pequeñas tartas (antes se hacían en pequeñas tazas tipo té, de ahí su nombre) que podemos decorar de todas las maneras que se nos ocurran. Podemos realizarlos de todos los sabores que nos gusten, rellenarlos, cubrirlos con buttercream, decorarlos con fondant de azúcar….

De un mordisco podremos saborear momentos de la infancia, o sabores inimaginables en un pastel como el champan y las fresas. Para todo hay un momento y para cada momento un CupCake.

Esta es la receta básica, pero, a partir de ella, puedes realizar todos los cambios que se te pasen por la cabeza para hacer tu mágica receta, esa que acompañe un momento perfecto con tu pareja, que celebre el nacimiento de un niño, el inicio de una vida en común, el reencuentro con un amigo, o ese momento perfecto con una infusión y el mejor de los libros entre tus manos.

Ingredientes (Para 6 CupCakes):

  • 55gr de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 110 g de azúcar
  • 1 huevo L
  • 135 g de harina tamizada
  • 60 ml de leche a temperatura ambiente
  • 1/2 cucharadita de levadura química
  • vainilla

Elaboración

Antes de nada, ponemos el horno a calentar a 180º con calor arriba abajo, sin aire. (Esto depende del horno que tengas, si es muy potente, con ponerlo a 160º tendrás suficiente).

Preparamos una bandeja para hornear CupCakes  con seis cápsulas de tamaño normal.

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta formar una crema. (Que no se note la textura del azúcar y que blanquee un poco. Agregamos el huevo y la vainilla (en polvo, pasta o esencia, como la tengas, yo la prefiero en pasta, la esencia deja un sabor mucho más ligero, pero, como siempre, depende de tu gusto y de la marca del producto, pues no todos son iguales), sin dejar de batir.

Por otro lado mezclamos la harina con la levadura y la agregamos a la masa tamizada. Unimos alternando con la leche y mezclamos con una lengua hasta que la masa sea homogénea. Con un racionador de helado vertemos una “bola” de masa en cada cápsula.

Horneamos durante unos 15 minutos, depende un poco del horno y el tamaño de nuestros cupcakes. Para asegurarnos de que la masa esté hecha, pinchamos en el centro con un palillo y esperamos a que no salga manchado en absoluto.

Dejamos reposar los cupcakes dentro de la bandeja, fuera del horno, unos cinco minutos y los pasamos a una rejilla hasta que se enfríen completamente.

A partir de ese momento… los tenemos listos para decorarlos como más nos gusten 🙂

Cupcakes01 images (1) images