Chocolate Caliente… RED VELVET!!!

El Red Velvet es delicioso, llama la atención a todo el mundo y… Dentro de las novedades es de lo que menos cuesta pedir…
A mi me encanta probar cosas nuevas… Chai tea latte, sabor champagne, cerveza con chocolate… El que sea seguro que es delicioso.
No hay que cerrarse las puertas a nuevos y maravillosos descubrimientos :).

Así que os dejo una receta sencilla, diferente y deliciosa!!! Ya me contaréis si os atrevéis a hacerla!

Ingredientes:
1 y 1/ 2 tazas de semidesnatada (o leche entera si os gusta más)
1/2 taza de nata para montar
1 cucharadita colmada de polvo de cacao de buena calidad (Yo uso Valor sin azúcar)
1/2 cucharadita de esencia de vainilla
colorante alimentario rojo (yo usé Wilton colorante en gel: rojo rojo)
4 cucharaditas de azúcar blanco
150 g de chocolate blanco picado
nata batida para decorar

Preparación:

Calentar la leche, la nata, el azúcar y el cacao a fuego medio revolviendo ocasionalmente.
Mientras que la mezcla se calienta, bate la nata para el relleno en una batidora para que se monte bien de pie (para que se bata bien un truco: mete la nata, el tazón y las varillas en la nevera, subirá mejor).
A la hora de montarla yo empiezo a baja velocidad, luego media y una vez que se forman burbujas, aumento gradualmente la velocidad a media alta.
Tenemos que batir hasta que se formen picos medianos, es decir, que esté bien montada, como si la sacásemos del bote en spray 😉
Tan pronto como la mezcla con la leche empiecw a hervir, retiramos del fuego y añadimos rápidamente el chocolate blanco picado.
Cuando el chocolate se haya derretido, agregamos la esencia de vainilla y el colorante. Cubrimos con la nata batida y… A disfrutarlo bien calentito!!!!

image

Anuncios

CupCakes de Chocolate y Baileys

Al fin he conseguido 5 minutos de relax, y como me han pedido la receta en el Facebook, he dicho ¿por qué dejar para mañana lo que puedo hacer hoy?

Así que aquí me tenéis, escribiendo, en un pequeño descanso, la receta de estos cupcakes (se pueden hacer en tarta también) que quitan el hipo de lo buenos que están.

Como diría mi sobrino…. lo vais a flipar 😉

 

cb

Ingredientes para 12-15 cupcakes (según tamaño de las cápsulas)
  • 115 gramos de chocolate blanco
  • 115 ml de leche
  • 135 g mantequilla
  • 150g azúcar moreno
  • 150 g de harina
  • 3 huevos
  • 1 cucharada y media de levadura
Para el almíbar
  • 100 g de azúcar blanco
  • 100 ml de agua
  • 30 ml de Baileys

Buttercream:

  • 115g de mantequilla sin sal
  • 425 g de azúcar glacé tamizada o Icing sugar ( azúcar glacé super fina)
  • 85 g. de cacao en polvo sin azúcar
  • 125 ml. de Baileys

Precalentar el horno a 180º o 160º con ventilador.

Tamizamos juntos la harina, el cacao y la levadura y reservamos.
Mezclamos la leche con el Baileys y reservamos.
En otro bol batimos la mantequilla con el azúcar hasta conseguir una mezcla homogénea. Añadimos los huevos uno a uno, integrando bien cada uno antes de añadir el siguiente.
Incorporamos la mitad de la mezcla de harina-cacao-levadura y batimos hasta que se integre. Entonces incorporamos la mezcla de leche-Baileys que teníamos reservada y batimos. Incorporamos el resto de la harina-cacao-levadura y batimos a velocidad baja hasta que se integre y quede una masa homogénea.
Llenamos las cápsulas 2/3 de su capacidad y horneamos 22-25 minutos o hasta que al pinchar con un palillo este salga limpio.
Mientras se hornean los cupcakes, preparamos el almíbar: En un cazo ponemos el agua y el azúcar y llevamos a ebullición. Cuando hierva retiramos del fuego e incorporamos el Baileys. Dejamos templar. ( este almíbar es delicioso y yo ahora lo suelo usar en las tartas).

Nada mas sacar los cupcakes del horno los pinchamos con un palillo agujereandolos varias veces y pintamos con el almíbar. Después los dejamos enfriar 5 minutos en el molde y los pasamos a una rejilla para que se enfríen completamente.

Para preparar el buttercream hemos de tamizar el icing sugar con el cacao y colocarlos en un bol junto con la mantequilla y el Baileys. Cubriendo el bol, batimos a velocidad baja un minuto. Después subimos la velocidad y batimos al menos otros 5 minutos a velocidad media-alta. El buttercream se volverá cremoso y de color chocolate intenso.
Rellenamos los cupcakes con sirope de chocolate negro y decoramos como más nos guste 🙂
Y listos!!!! Espero que me contéis vuestras experiencias!!! (y lo deliciosos que os han salido).
cb2

Tarta de San Valentín para 2 personas :)

Estamos en febrero, y es imposible no pensar en que se acerca San Valentín, bien por que queremos hacer un regalo especial, o bien porque no nos apetece para nada… pero… ¿y si endulzamos el día con una tarta para dos? Si estamos solos… al menos tendremos el desayuno para dos días, y es una bonita forma de celebrar que cada vez se nos da mejor esto de hacer tartas, decorarlas, y, por supuesto, de querernos un poquito más.

Si, también esto de pecar… es un poco como echar para atrás toda la operación bikini, pero… aún queda mucho y… de vez en cuando darse un capricho, lo agradece el cuerpo y anima mucho 🙂

Así que hoy os dejamos la receta de una deliciosa tarta para dos personas, de bizcocho de chocolate y canela, relleno de confitura de frambuesas, ganaché de chocolate y, decorado con fondant 🙂 Claro que sin el fondant no tendrá corazones, flores ni será tan vistosa, pero os aseguro que estará igual de deliciosa!!!

Ingredientes:

Para el bizcocho:

  • 6 cucharadas de harina
  • 6 cucharadas de azúcar (a mi me gusta más con azúcar moreno, pero la blanca le queda muy bien).
  • 2 cucharadas de cacao puro en Polvo Valor
  • 6 cucharadas de leche
  • 2 huevos L
  • 6 cucharadas de aceite de girasol
  • 1 cucharadita de de levadura
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1/2 cucharadita de jengibre en polvo
  • la punta de una cucharadita de bicarbonato sódico

Para el relleno de Frambuesa:

  • 125 gr de queso mascarpone
  • 6 cucharaditas de azúcar glass
  • Mermelada de frambuesa (la vieja fábrica sin azúcar añadido)

Para la ganaché de chocolate:

  • 250 ml de nata para cocinar
  • 300 gr de chocolate de cobertura troceado.

La receta:

Pre-calentamos el horno a 180º arriba y abajo sin aire. Preparamos el molde (el de 15 cm) y lo engrasamos con mantequilla y harina (o con Bake Easy si lo tienes a mano. Yo lo prefiero, se des-molda mejor, y la receta queda más auténtica).

Por un lado mezclamos en un bol todos los ingredientes secos tamizados, excepto el azúcar  (la harina, el cacao en polvo, la canela, el jengibre, el bicarbonato y la levadura).

En otro bol ponemos el aceite de girasol y el azúcar y lo batimos bien hasta que estén incorporados y el grano de azúcar se note lo menos posible. Una vez lo tengamos listo, le añadimos, sin dejar de batir, los huevos, uno a uno para que se incorporen bien. Ahora le añadimos la esencia de vainilla y volvemos a batir hasta que esté todo perfectamente integrado.

Ha llegado el momento de unir los ingredientes secos, que lo haremos en 2 tiempos. Primero la mitad, y cuando la mezcla esté bien integrada, le añadimos la leche, lo batimos bien, y añadimos el resto de la harina.

Ponemos la mezcla en el molde y lo introducimos en el horno durante 30 minutos (o hasta que al pincharlo con un palillo este sale completamente seco)

Lo dejamos enfriar unos 5 minutos en el molde, y lo des-moldamos encima de una rejilla hasta que esté completamente frío.

Mientras se enfría batimos el queso mascarpone, el azúcar glass y cuando esté listo, le añadimos la mermelada de frambuesa con movimientos envolventes y con cuidado para que se mezcle bien, pero que el queso no pierda su consistencia.

Con la sierra sueca partimos el bizcocho por la mitad, y lo rellenamos con la mezcla.

Preparamos la ganaché de chocolate (mezclamos la nata con el chocolate de cobertura que calentamos en el microondas con cuidado, mezclando bien de 30 en 30 segundos) hasta que queda líquido pero con consistencia) y lo echamos por encima del bizcocho repartiéndolo bien por todos los lados, para que quede recto, ayudándonos de una espátula para que quede lo más liso posible.

Lo metemos en la nevera (yo lo dejo durante una hora aprox., pero con 15 minutos tenemos suficiente) para que el ganaché enfríe y sea más fácil colocar el fondant.

Si se nos ha enfriado demasiado, solo tenemos que darle unas pinceladas de agua caliente para que pegue bien el fondant (que hemos trabajado con el rodillo para dejarlo lo fino que queramos. Nos ayudamos del rodillo para colocarlo y recortamos lo sobrante teniendo cuidado al colocarlo de no estirarlo para que no se rompa (levantamos, ahuecamos y pegamos. Si vemos que se nos quiebra, le echamos un poco de crisco (manteca vegetal).

Y a decorar (para pegar fondant sobre fondant, recuerda que necesitas el pegamento (CMC mezclado con agua) pero echarlo con cuidado, sobre todo si usamos colores como el rojo o el negro que destiñen mucho).

Y listo!!! Tenemos nuestra tarta lista para degustar en buena compañía (y de un delicioso té con leche) 😉

tartita SV