CupCakes de Chocolate y Baileys

Al fin he conseguido 5 minutos de relax, y como me han pedido la receta en el Facebook, he dicho ¿por qué dejar para mañana lo que puedo hacer hoy?

Así que aquí me tenéis, escribiendo, en un pequeño descanso, la receta de estos cupcakes (se pueden hacer en tarta también) que quitan el hipo de lo buenos que están.

Como diría mi sobrino…. lo vais a flipar 😉

 

cb

Ingredientes para 12-15 cupcakes (según tamaño de las cápsulas)
  • 115 gramos de chocolate blanco
  • 115 ml de leche
  • 135 g mantequilla
  • 150g azúcar moreno
  • 150 g de harina
  • 3 huevos
  • 1 cucharada y media de levadura
Para el almíbar
  • 100 g de azúcar blanco
  • 100 ml de agua
  • 30 ml de Baileys

Buttercream:

  • 115g de mantequilla sin sal
  • 425 g de azúcar glacé tamizada o Icing sugar ( azúcar glacé super fina)
  • 85 g. de cacao en polvo sin azúcar
  • 125 ml. de Baileys

Precalentar el horno a 180º o 160º con ventilador.

Tamizamos juntos la harina, el cacao y la levadura y reservamos.
Mezclamos la leche con el Baileys y reservamos.
En otro bol batimos la mantequilla con el azúcar hasta conseguir una mezcla homogénea. Añadimos los huevos uno a uno, integrando bien cada uno antes de añadir el siguiente.
Incorporamos la mitad de la mezcla de harina-cacao-levadura y batimos hasta que se integre. Entonces incorporamos la mezcla de leche-Baileys que teníamos reservada y batimos. Incorporamos el resto de la harina-cacao-levadura y batimos a velocidad baja hasta que se integre y quede una masa homogénea.
Llenamos las cápsulas 2/3 de su capacidad y horneamos 22-25 minutos o hasta que al pinchar con un palillo este salga limpio.
Mientras se hornean los cupcakes, preparamos el almíbar: En un cazo ponemos el agua y el azúcar y llevamos a ebullición. Cuando hierva retiramos del fuego e incorporamos el Baileys. Dejamos templar. ( este almíbar es delicioso y yo ahora lo suelo usar en las tartas).

Nada mas sacar los cupcakes del horno los pinchamos con un palillo agujereandolos varias veces y pintamos con el almíbar. Después los dejamos enfriar 5 minutos en el molde y los pasamos a una rejilla para que se enfríen completamente.

Para preparar el buttercream hemos de tamizar el icing sugar con el cacao y colocarlos en un bol junto con la mantequilla y el Baileys. Cubriendo el bol, batimos a velocidad baja un minuto. Después subimos la velocidad y batimos al menos otros 5 minutos a velocidad media-alta. El buttercream se volverá cremoso y de color chocolate intenso.
Rellenamos los cupcakes con sirope de chocolate negro y decoramos como más nos guste 🙂
Y listos!!!! Espero que me contéis vuestras experiencias!!! (y lo deliciosos que os han salido).
cb2
Anuncios

La tarta de chocolate por excelencia “Devil’s food cake”

Si te gusta el chocolate no puedes pasar sin probar esta tarta. Es, sin duda, la mejor tarta de chocolate del mundo! No podrás tomar un solo trozo…

Esta Layer Cake (O tarta en capas) te va a dejar sin aliento, y si no me crees…. pruébala!!

Ingredientes:

280 g harina de repostería
una pizca de sal
una cucharadita de postre de levadura Royal
250 g mantequilla pomada
220 g azúcar moreno
180 g azúcar blanco
4 huevos L a temperatura ambiente
2 cucharaditas de postre de esencia de vainilla
125 g chocolate negro taza
250 g buttermilk

nota: podéis preparar buttermilk mezclando 235 ml leche con 15 ml de zumo de limón. Lo dejáis reposar 10 minutos y la tendréis lista para usar.

Para el almíbar:

50 g agua
50 g azúcar
2 cucharaditas de postre de café soluble

Para la trufa:

320 g chocolate negro
270 ml nata 35% m.g.
70 g mantequilla

Elaboración:

1. Calentamos el horno a 180 º C, calor arriba y abajo.
2. En un bol, fundimos el chocolate al baño maría y lo reservamos.
3. Tamizamos la harina y la mezclamos con la sal y la levadura Royal.
4. Batimos la mantequilla con los dos tipos de azúcar y la vainilla hasta lograr una crema suave.
5. Añadimos los huevos, de uno en uno. No añadiremos otro hasta que el anterior se haya integrado en la masa.
6. Incorporamos el chocolate y batimos 1 minuto más.
7. Añadimos la harina en 3 veces, alternando con el buttermilk. Es decir, añadimos un tercio de la harina y batimos, luego la mitad del buttermilk y batimos, otro tercio de harina, etc.
8. Dividimos la masa en 2 moldes de 20 cm de diámetro y hornearemos unos 35 minutos.
9. Una vez los bizcochos estén fríos, los envolvemos en papel film y los reservamos en la nevera hasta el día siguiente. De esta forma, su textura mejorará.

Para la trufa:

1. En un bol resistente al calor, ponemos el chocolate en trozos y añadimos la nata hirviendo.
2. Removemos hasta que todo el chocolate se deshaga e incorporamos la mantequilla. Mezclaremos bien para conseguir una mezcla homogénea.
3. Reservamos en un lugar fresco hasta que la necesitemos. No la metáis en la nevera o se endurecerá demasiado. Yo la preparé el día anterior y la dejé en la terraza. Como hacía mucho frío, quedó dura como una piedra y tuve que esperar un buen rato para poder utilizarla.

Para montar la tarta:

1. Preparamos el almíbar: en un cazo calentamos el agua y el azúcar hasta que hierva. Lo retiramos del fuego y añadimos el café. Dejamos enfriar.
2. Bañamos la capa superior de cada bizcocho con el almíbar.
3. Rellenamos y cubrimos los bizcochos con la trufa a nuestro gusto.

 

devils

Bizcocho de chocolate y Guinness, sorprendentemente deliciosa

¿Sorprendidos? Cerveza negra en un pastel de chocolate? Bueno, lo que si puedo deciros es que deja sin palabras!!! Está muy rica!! Suave y a la vez con todo el sabor que se puede esperar.

Es muy sencilla de hacer, y como seguro que más de un valiente está con ganas de ponerse manos a la obra… aquí va!!

INGREDIENTES

 

Cerveza Guinnes                                            400 ml

Azúcar de caña                                                350 gr.

Harina                                                                 225 gr.

Mantequilla suave                                         225 gr.

Huevos                                                               4

Cacao amargo en polvo                               100 gr.

Bicarbonato                                                      2 cucharaditas

Levadura para dulces                                   media cucharadita

Queso crema (tipo Philadelphia)             400 gr.

Azúcar glass                                                      250 gr.

Whisky                                                                2 cucharadas

Preparación

Batir la mantequilla suave con el azúcar. Incorporar los huevos uno por uno. Tamizar la harina, junto a la levadura y al bicarbonato, y en un tazón aparte, mezclar la cerveza con el cacao. Siempre removiendo agregar alternando la harina y la cerveza + cacao, hasta obtener una masa homogénea y no muy compacta. Verter todo en una tartera con bordes removibles de 25 cm de diámetro, habiendo revestido el fondo y los bordes del mismo con mantequilla y poniendo luego papel de horno. Hornear a 180º hasta que la tarta esté cocida. Sacar del horno y dejar enfriar.

Batir el queso crema Philadelphia hasta que se quede con una textura crema, añadimos el whisky y el azúcar glass, hasta obtener una crema bien densa. Esparcir la crema por encima de la tarta y conservar en la nevera una hora antes de servir.

IMG_9090-1024x681

Galletas de Jengibre y canela… para que huela a Navidad :)

Si, ya se… la Navidad quedó atrás hace tiempo, pero adoro ese olor a canela y jengibre saliendo del horno… y como en casa en Navidades siempre huele así… pues eso, a pensar un poco en fechas que ya pasaron 🙂 Pero… ¿a quién no le gustan las galletas de jengibre? Es como las cookies o las galletas de mantequilla… empiezas con una y acaban pareciendo pipas!!

Pues aquí os dejamos hoy la receta mágica de la navidad. Da como para unas 4 personas.

Ingredientes

  • 100 g de mantequilla
  • 100 g de azúcar moreno molido
  • 2 cucharadas de sirope de arce
  • 1 cucharadita de melaza
  • 1 cucharada de jengibre en polvo
  • 1 cucharada de canela
  • 1 pellizco de clavo en polvo
  • ½ cucharadita de bicarbonato
  • 250 g de harina
  • 6 Caramelos de distintos colores
  • Glasa real para decorar

Preparación:

Lo primero que hacemos es poner en una cacerola la mantequilla con el azúcar moreno, el sirope, la melaza y todas las especias. Calentamos y mezclamos hasta conseguir que esté todo fundido durante 3-4 minutos.

Retiramos del fuego y añadimos, poco a poco, el bicarbonato con la harina tamizada. Integramos. Debemos obtener una masa suave pero firme.

Dejamos enfriar durante 5 minutos a temperatura ambiente.

Sobre una superficie enharinada ponemos la masa y la estiramos con ayuda de un rodillo hasta conseguir una lámina de 1 centímetro de grosor.

Encendemos el horno a 200ºC.

Con ayuda de un corta-pastas vamos haciendo las galletas. Las disponemos en una bandeja de horno con papel sulfurizado. Una vez listas con otro corta-pastas hacemos un agujero en el centro donde pondremos después los caramelos.

En un mortero, machacamos los caramelos por colores y vamos poniendo los trozos en el centro de la galleta.

Horneamos las galletas durante 8-10 minutos.

Una vez las sacamos del horno, las disponemos sobre una rejilla para que se enfríen.

Seguidamente, decoramos las galletas con la glasa real haciendo puntos o los dibujos que más nos gusten. Dejamos secar y endurecer, y si estamos en navidad… siempre podemos ponerles una cinta bonita y colgarlas del árbol (para ello, con un taladro hacemos un agujero una vez lo vamos a meter en el horno para evitar que se nos rompa la galleta). Mientras tanto… ¿qué tal si nos las comemos? 🙂

 

galletas

Cake Pops de Nutella y Oreo

Hoy estoy más golosa que de costumbre… será el tiempo, que con tanto frío me pide chocolate… y como yo no soy de las de churros y porras… pues me ha dado por que me apetece un cake pop, y como ayer preparé unos, que además estaban deliciosos (no es por que los haya hecho yo, que conste), pues he dicho… nada, este es el momento de compartirlo. Que los secretos deliciosos están buenos, pero las recetas compartidas son mucho mejores 🙂

Bueno, ayer quería tener un detalle con la empresa que me hace todas las cosas de publicidad (que son unos chicos magníficos, y tienen unos precios de lujo, ya provecho para hacerles publicidad que se lo merecen) así que les hice estos cake pops para que disfrutaran de un capricho. Y ellos a compartirlos con sus clientes… esto de que se acerque San Valentín… tiene el amor en el aire.

En Fin, que aquí os cuento la receta, que yo me lío a hablar y al final… acabo por no contar nada 🙂

Ingredientes:

  • 150 g. de galletas Oreo
  • 5 cucharadas de Nutella
  • Para la cobertura usaremos Candy Melts de colores o chocolate para fundir
  • Bolitas de colores, confeti, etc…  para decorar.

Preparación:

Trituramos muy bien las galletas, con crema y todo. Cuando estén listas, añadimos la Nutella  y lo mezclamos hasta conseguir una pasta pegajosa con la lengua pastelera (tratad de no hacerlo con la mano… no es lo mismo que usar el queso crema y el resultado tampoco es igual).

Con esta pasta, haremos bolitas utilizando las manos  y las colocamos en una huevera (para que no pierdan su perfecta redondez), o en un plato. Una vez hechas las bolitas, las meteremos en la nevera para que se enfríen durante un largo rato (una hora o más).

Mientras tanto, prepararemos unos pocos Candy Melts fundidos (4 o 5), o unas onzas de chocolate fundidas. Podemos fundirlos al baño maría, en el microondas… Cuando esté fundido, iremos impregnando los palitos en uno de sus extremos, y clavándolos, uno a uno, en las bolitas ya hechas.

Posteriormente seguimos refrigerando para que el chocolate se enfríe y no se caigan los palitos.

Ahora sí: las dejaremos enfriar toda la noche (¡es lo ideal para que se endurezcan bien y no se espachurren, que queremos que parezcan chupa-chups!).

Al día siguiente, cuando estén bien firmes y fríos, podremos proceder a preparar la cobertura con más Candy Melts o chocolate para fundir. Mojaremos cada uno de los Cake Pops en el chocolate fundido, dejándoles verter un ratito en posición vertical  para que eliminen el exceso de chocolate.

Luego los rebozamos con bolitas, fideos de colores, restos de Oreos molidas…¡cualquier cosa que os guste! Los dejaremos en la nevera en alguna base de poliespan o dummies que podéis conseguir en cualquier tienda, para que se sostengan en horizontal y se sigan enfriando hasta la hora de servir. Yo usé una bola de poliespan cortada por la mitad, y la metí en un vaso grande que previamente rellené de caramelos y lacasitos para hacer peso.

Y este fue el resultado!! Así que como ya me está picando el gusanito… ahí os dejo que me voy a casa a ver si me han dejado alguno de los que guardé 🙂

Besitos!!

Cake Pops Nutella y Galletas oreo

Como hacer una buena Buttercream

Lo reconozco… ¡¡¡adoro la buttercream!!! Personalmente me gusta mucho más un buen Cupcake de buttercream que decorado con fondant.

Primero por que no es tan dulce o empalagoso como, en ocasiones, puede resultar el fondant, pero sobre todo, por que le puedes dar colores, sabores y formas que hagan que cada experiencia sea única.

La base siempre es la misma, sólo se necesita Mantequilla sin sal y a ser posible que esté como crema (si no siempre le podemos dar un golpe de calor en el microondas), Azúcar Glass, El extracto del sabor que hayamos elegido (vainilla, nata, fresa… o tan atrevidos como el de mojito, ron con coca-cola, champan…) o, usar crema de chocolate o mantequilla de cacahuete, queso… incluso puedes ir probando con lo que se te ocurra 🙂 … la cuestión es encontrar el sabor que más te atraiga.

Los extractos yo los prefiero en pasta, al no meterle líquido a la buttercream es más difícil que pierda la consistencia que queremos … y, si queremos, un poco de colorante!!

Para hacerla, lo primero que tenemos que hacer es batir bien la mantequilla, ir añadiendo poco a poco el azúcar hasta que hayamos conseguido la consistencia que queramos. Lo normal es usar, aproximadamente, el doble de azúcar que de mantequilla, aunque, yo, normalmente, uso un poco menos, pues no me gusta tan dulce.

Eso si, ¡cuidado! cuando le echas el azúcar… al ser tan en polvo se puede poner tu cocina blanca como la nieve!! y limpiarla luego es un horror!! Para evitarlo, lo mejor es, tratar de tapar el bol con un paño húmedo y sólo ir abriendo de a poquito para añadir el azúcar.

No hace falta ir a mucha velocidad, pero, claro, depende de la máquina que estés usando.

Una vez ya tienes bien mezcladas mantequilla y azúcar, sólo hay que añadirle el extracto o la crema del sabor, batirlo bien y, al final, en una última batida el colorante.

Y listo!! Puedes ir probando en cada paso para asegurarte de que te va gustando.

Una vez la tengas preparada, pásala directamente a la manga pastelera. Lo normal es que esté un poco dura.

Y lo que te sobre… a la nevera!! Podrás usarla para otra vez!! (eso si, no la guardes un mes 😉 )

buttercream-frosting