Tarta de San Valentín para 2 personas :)

Estamos en febrero, y es imposible no pensar en que se acerca San Valentín, bien por que queremos hacer un regalo especial, o bien porque no nos apetece para nada… pero… ¿y si endulzamos el día con una tarta para dos? Si estamos solos… al menos tendremos el desayuno para dos días, y es una bonita forma de celebrar que cada vez se nos da mejor esto de hacer tartas, decorarlas, y, por supuesto, de querernos un poquito más.

Si, también esto de pecar… es un poco como echar para atrás toda la operación bikini, pero… aún queda mucho y… de vez en cuando darse un capricho, lo agradece el cuerpo y anima mucho 🙂

Así que hoy os dejamos la receta de una deliciosa tarta para dos personas, de bizcocho de chocolate y canela, relleno de confitura de frambuesas, ganaché de chocolate y, decorado con fondant 🙂 Claro que sin el fondant no tendrá corazones, flores ni será tan vistosa, pero os aseguro que estará igual de deliciosa!!!

Ingredientes:

Para el bizcocho:

  • 6 cucharadas de harina
  • 6 cucharadas de azúcar (a mi me gusta más con azúcar moreno, pero la blanca le queda muy bien).
  • 2 cucharadas de cacao puro en Polvo Valor
  • 6 cucharadas de leche
  • 2 huevos L
  • 6 cucharadas de aceite de girasol
  • 1 cucharadita de de levadura
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1/2 cucharadita de jengibre en polvo
  • la punta de una cucharadita de bicarbonato sódico

Para el relleno de Frambuesa:

  • 125 gr de queso mascarpone
  • 6 cucharaditas de azúcar glass
  • Mermelada de frambuesa (la vieja fábrica sin azúcar añadido)

Para la ganaché de chocolate:

  • 250 ml de nata para cocinar
  • 300 gr de chocolate de cobertura troceado.

La receta:

Pre-calentamos el horno a 180º arriba y abajo sin aire. Preparamos el molde (el de 15 cm) y lo engrasamos con mantequilla y harina (o con Bake Easy si lo tienes a mano. Yo lo prefiero, se des-molda mejor, y la receta queda más auténtica).

Por un lado mezclamos en un bol todos los ingredientes secos tamizados, excepto el azúcar  (la harina, el cacao en polvo, la canela, el jengibre, el bicarbonato y la levadura).

En otro bol ponemos el aceite de girasol y el azúcar y lo batimos bien hasta que estén incorporados y el grano de azúcar se note lo menos posible. Una vez lo tengamos listo, le añadimos, sin dejar de batir, los huevos, uno a uno para que se incorporen bien. Ahora le añadimos la esencia de vainilla y volvemos a batir hasta que esté todo perfectamente integrado.

Ha llegado el momento de unir los ingredientes secos, que lo haremos en 2 tiempos. Primero la mitad, y cuando la mezcla esté bien integrada, le añadimos la leche, lo batimos bien, y añadimos el resto de la harina.

Ponemos la mezcla en el molde y lo introducimos en el horno durante 30 minutos (o hasta que al pincharlo con un palillo este sale completamente seco)

Lo dejamos enfriar unos 5 minutos en el molde, y lo des-moldamos encima de una rejilla hasta que esté completamente frío.

Mientras se enfría batimos el queso mascarpone, el azúcar glass y cuando esté listo, le añadimos la mermelada de frambuesa con movimientos envolventes y con cuidado para que se mezcle bien, pero que el queso no pierda su consistencia.

Con la sierra sueca partimos el bizcocho por la mitad, y lo rellenamos con la mezcla.

Preparamos la ganaché de chocolate (mezclamos la nata con el chocolate de cobertura que calentamos en el microondas con cuidado, mezclando bien de 30 en 30 segundos) hasta que queda líquido pero con consistencia) y lo echamos por encima del bizcocho repartiéndolo bien por todos los lados, para que quede recto, ayudándonos de una espátula para que quede lo más liso posible.

Lo metemos en la nevera (yo lo dejo durante una hora aprox., pero con 15 minutos tenemos suficiente) para que el ganaché enfríe y sea más fácil colocar el fondant.

Si se nos ha enfriado demasiado, solo tenemos que darle unas pinceladas de agua caliente para que pegue bien el fondant (que hemos trabajado con el rodillo para dejarlo lo fino que queramos. Nos ayudamos del rodillo para colocarlo y recortamos lo sobrante teniendo cuidado al colocarlo de no estirarlo para que no se rompa (levantamos, ahuecamos y pegamos. Si vemos que se nos quiebra, le echamos un poco de crisco (manteca vegetal).

Y a decorar (para pegar fondant sobre fondant, recuerda que necesitas el pegamento (CMC mezclado con agua) pero echarlo con cuidado, sobre todo si usamos colores como el rojo o el negro que destiñen mucho).

Y listo!!! Tenemos nuestra tarta lista para degustar en buena compañía (y de un delicioso té con leche) 😉

tartita SV

 

Anuncios

¡¡¡¡Galletaaaaaaas!!!

Si, lo se, parezco el Monstruo de las Galletas, pero… que quede aquí entre nosotros… un poco menos peluda y menos azul… lo soy!!!

De mantequilla, de jengibre, con chips de chocolate… para desayunar, merendar o simplemente porque si… ¡¡me encantan!!

Así que, como de momento no nos habéis pedido ninguna receta en particular que queráis que compartamos (o truco, que también vale 😉 ) pues a subir lo que en ese momento se nos antoja. Y ahora mismo, que me estoy tomando un delicioso Chai Tea Latte, lo que me apetece es una galleta de mantequilla. ¿Con Glassa? ¿Con fondant? La verdad es que me gustan más las de glassa (es como los Cupcakes de buttercream, le da ese puntito diferente).

La receta es muy sencilla. ¿preparados?

Ingredientes para unas 30/40 galletas de unos 8/10 cm

250 gr de mantequilla a temperatura ambiente

250 gr de azúcar glass

1 huevo XL a temperatura ambiente

650 gr de harina de todo uso tamizada

Aroma de vainilla ( podéis utilizar otro a gusto)

Un chorrito de leche entera para ligar la masa cuando este migosa (es decir, para cuando se nos está deshaciendo y tiene ese extraño tacto harinoso y poco compacto).

Canela al gusto.

Receta

ponemos en un bol mantequilla y lo batimos con el azúcar que previamente habremos tamizado hasta que este completamente fusionada. Se puede hacer con una varilla manual, pero yo prefiero hacerlo con la batidora eléctrica… no es vaguería… es que así las tengo listas antes 🙂

La mantequilla va blanqueando y aumenta su volumen ligeramente al batirla.Una vez está lista, le añadimos el aroma de vainilla. Yo, como lo uso en crema, con una cucharadita tengo suficiente, si es líquido échale un chorrito y ve probando. No hace falta mucha. Añadimos una cucharadita de canela en polvo y el huevo ligeramente batido y lo mezclamos bien.

Incorporamos la harina poco a poco y lo mezclamos manualmente (si no queremos quedarnos sin batidora) y se lo integramos a la mezcla para formar la masa. Puede que veamos que se desmiga, si eso sucede, como hemos dicho antes, le echamos un chorro de leche (con cuidado de no pasarnos) para lograr una masa compacta, si vemos que se queda demasiado líquida, añadimos un poquito de harina más.

Una vez elaborada la masa, hacemos una bola y la dividimos en cuatro partes. Las estiramos con el rodillo encima de papel vegetal para que no se nos quede pegado, dejando aproximadamente un grosor de 3 mm y las dejamos reposar en el frigorífico (ya estiradas y tapadas con papel vegetal una encima de la otra), unas 3 horas mínimo, antes de sacarlas, cortarlas con el molde de la forma que queramos darle y hornearlas.

Es muy importante que en la bandeja las coloquemos a una distancia de unos 2 cm entre si, para que al hornease no se peguen entre ellas.

La masa que sobra puede volver a juntarse, estirarse y utilizarse… es una pena dejar que se pierda ni un poquito!!!

Mientras cortamos las galletas ponemos el horno a pre-calentar a 180º (o a 160º si le ponemos aire), cuando las metemos en el hay que estar muy atentos al tiempo. Con 10 minutos es suficiente, que los bordes queden un poco dorados pero que no se nos quemen.

Cuando las saquemos, las dejamos enfriar sobre una rejilla, y las decoramos como más nos guste y ahí, si como diría nuestro amigo… podremos comer unas deliciosas… Galletaaaaas!!!

P.S: Si queréis que subamos alguna receta en particular podéis pedírnoslo en nuestra página de Facebook: https://www.facebook.com/pages/La-Aldea-del-Dulce/434278356648315?ref=ts&fref=ts

monstruo-galletas-5

Bizcocho MSC (Para hacer tartas con formas)

Seguro que te has preguntado como darle forma a las tartas… ¿cómo hacer un coche? ¿Una muñeca? ¿un bolso? Pues el truco, además de en la paciencia y el torneado (recortar el bizcocho dándole la forma que queremos) , está en el bizcocho que necesitamos hacer para que no se nos desmigaje.

Es un poco más seco, menos esponjoso (por lo que empaparlo con almíbar será lo que le dé el punto de sabor… pero es muy sencillo de hacer:

Aquí os dejamos la receta 🙂

 

Ingredientes: En molde cuadrado 25*7 cm aprox

Azúcar 240 gr

Huevos 4 huevos L

Mantequilla 240 gr *mantequilla o margarina

Harina 360 gr

Levadura Royal 1 sobres

Esencia Ralladura 1 limón

Sal 1 pizca

Preparación:

1. Tamizar la levadura, la harina y la sal, reservar. El resto de ingredientes a temperatura ambiente.

2. Batir la mantequilla con el azúcar durante 5 min .

3. Una vez trabajada la mantequilla y el azúcar incorporar los huevos uno a uno sin para de batir.

4. Puede tener un aspecto como de cortado pero no pasa nada se arregla cuando se le incorpora la harina previamente tamizada con la levadura y la pizca de sal.

5. Forramos el molde con mantequilla y harina e introducimos en el horno pre-calentado a 180º entre 35 y 40 minutos.

Recomendaciones:

Este bizcocho es más compacto, tiene más cantidad de harina, es ideal para tornear bizcocho, es decir, recortarlo para conseguir una determinada forma, ya que no se desmigaja.

Se seca más rápido si no se va a cubrir rápidamente, se puede añadir un almíbar para que no quede muy seco.

Imagen

Imagen

Receta Básica de CupCakes de Vainilla

La receta por antonomasia, la básica, la que todos debemos conocer para poder comenzar a realizar unos deliciosos CupCakes, es esta de vainilla.

Los CupCakes son pequeñas tartas (antes se hacían en pequeñas tazas tipo té, de ahí su nombre) que podemos decorar de todas las maneras que se nos ocurran. Podemos realizarlos de todos los sabores que nos gusten, rellenarlos, cubrirlos con buttercream, decorarlos con fondant de azúcar….

De un mordisco podremos saborear momentos de la infancia, o sabores inimaginables en un pastel como el champan y las fresas. Para todo hay un momento y para cada momento un CupCake.

Esta es la receta básica, pero, a partir de ella, puedes realizar todos los cambios que se te pasen por la cabeza para hacer tu mágica receta, esa que acompañe un momento perfecto con tu pareja, que celebre el nacimiento de un niño, el inicio de una vida en común, el reencuentro con un amigo, o ese momento perfecto con una infusión y el mejor de los libros entre tus manos.

Ingredientes (Para 6 CupCakes):

  • 55gr de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 110 g de azúcar
  • 1 huevo L
  • 135 g de harina tamizada
  • 60 ml de leche a temperatura ambiente
  • 1/2 cucharadita de levadura química
  • vainilla

Elaboración

Antes de nada, ponemos el horno a calentar a 180º con calor arriba abajo, sin aire. (Esto depende del horno que tengas, si es muy potente, con ponerlo a 160º tendrás suficiente).

Preparamos una bandeja para hornear CupCakes  con seis cápsulas de tamaño normal.

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta formar una crema. (Que no se note la textura del azúcar y que blanquee un poco. Agregamos el huevo y la vainilla (en polvo, pasta o esencia, como la tengas, yo la prefiero en pasta, la esencia deja un sabor mucho más ligero, pero, como siempre, depende de tu gusto y de la marca del producto, pues no todos son iguales), sin dejar de batir.

Por otro lado mezclamos la harina con la levadura y la agregamos a la masa tamizada. Unimos alternando con la leche y mezclamos con una lengua hasta que la masa sea homogénea. Con un racionador de helado vertemos una “bola” de masa en cada cápsula.

Horneamos durante unos 15 minutos, depende un poco del horno y el tamaño de nuestros cupcakes. Para asegurarnos de que la masa esté hecha, pinchamos en el centro con un palillo y esperamos a que no salga manchado en absoluto.

Dejamos reposar los cupcakes dentro de la bandeja, fuera del horno, unos cinco minutos y los pasamos a una rejilla hasta que se enfríen completamente.

A partir de ese momento… los tenemos listos para decorarlos como más nos gusten 🙂

Cupcakes01 images (1) images