Galletas de Jengibre y canela… para que huela a Navidad :)

Si, ya se… la Navidad quedó atrás hace tiempo, pero adoro ese olor a canela y jengibre saliendo del horno… y como en casa en Navidades siempre huele así… pues eso, a pensar un poco en fechas que ya pasaron 🙂 Pero… ¿a quién no le gustan las galletas de jengibre? Es como las cookies o las galletas de mantequilla… empiezas con una y acaban pareciendo pipas!!

Pues aquí os dejamos hoy la receta mágica de la navidad. Da como para unas 4 personas.

Ingredientes

  • 100 g de mantequilla
  • 100 g de azúcar moreno molido
  • 2 cucharadas de sirope de arce
  • 1 cucharadita de melaza
  • 1 cucharada de jengibre en polvo
  • 1 cucharada de canela
  • 1 pellizco de clavo en polvo
  • ½ cucharadita de bicarbonato
  • 250 g de harina
  • 6 Caramelos de distintos colores
  • Glasa real para decorar

Preparación:

Lo primero que hacemos es poner en una cacerola la mantequilla con el azúcar moreno, el sirope, la melaza y todas las especias. Calentamos y mezclamos hasta conseguir que esté todo fundido durante 3-4 minutos.

Retiramos del fuego y añadimos, poco a poco, el bicarbonato con la harina tamizada. Integramos. Debemos obtener una masa suave pero firme.

Dejamos enfriar durante 5 minutos a temperatura ambiente.

Sobre una superficie enharinada ponemos la masa y la estiramos con ayuda de un rodillo hasta conseguir una lámina de 1 centímetro de grosor.

Encendemos el horno a 200ºC.

Con ayuda de un corta-pastas vamos haciendo las galletas. Las disponemos en una bandeja de horno con papel sulfurizado. Una vez listas con otro corta-pastas hacemos un agujero en el centro donde pondremos después los caramelos.

En un mortero, machacamos los caramelos por colores y vamos poniendo los trozos en el centro de la galleta.

Horneamos las galletas durante 8-10 minutos.

Una vez las sacamos del horno, las disponemos sobre una rejilla para que se enfríen.

Seguidamente, decoramos las galletas con la glasa real haciendo puntos o los dibujos que más nos gusten. Dejamos secar y endurecer, y si estamos en navidad… siempre podemos ponerles una cinta bonita y colgarlas del árbol (para ello, con un taladro hacemos un agujero una vez lo vamos a meter en el horno para evitar que se nos rompa la galleta). Mientras tanto… ¿qué tal si nos las comemos? 🙂

 

galletas

Anuncios

Cake Pops de Nutella y Oreo

Hoy estoy más golosa que de costumbre… será el tiempo, que con tanto frío me pide chocolate… y como yo no soy de las de churros y porras… pues me ha dado por que me apetece un cake pop, y como ayer preparé unos, que además estaban deliciosos (no es por que los haya hecho yo, que conste), pues he dicho… nada, este es el momento de compartirlo. Que los secretos deliciosos están buenos, pero las recetas compartidas son mucho mejores 🙂

Bueno, ayer quería tener un detalle con la empresa que me hace todas las cosas de publicidad (que son unos chicos magníficos, y tienen unos precios de lujo, ya provecho para hacerles publicidad que se lo merecen) así que les hice estos cake pops para que disfrutaran de un capricho. Y ellos a compartirlos con sus clientes… esto de que se acerque San Valentín… tiene el amor en el aire.

En Fin, que aquí os cuento la receta, que yo me lío a hablar y al final… acabo por no contar nada 🙂

Ingredientes:

  • 150 g. de galletas Oreo
  • 5 cucharadas de Nutella
  • Para la cobertura usaremos Candy Melts de colores o chocolate para fundir
  • Bolitas de colores, confeti, etc…  para decorar.

Preparación:

Trituramos muy bien las galletas, con crema y todo. Cuando estén listas, añadimos la Nutella  y lo mezclamos hasta conseguir una pasta pegajosa con la lengua pastelera (tratad de no hacerlo con la mano… no es lo mismo que usar el queso crema y el resultado tampoco es igual).

Con esta pasta, haremos bolitas utilizando las manos  y las colocamos en una huevera (para que no pierdan su perfecta redondez), o en un plato. Una vez hechas las bolitas, las meteremos en la nevera para que se enfríen durante un largo rato (una hora o más).

Mientras tanto, prepararemos unos pocos Candy Melts fundidos (4 o 5), o unas onzas de chocolate fundidas. Podemos fundirlos al baño maría, en el microondas… Cuando esté fundido, iremos impregnando los palitos en uno de sus extremos, y clavándolos, uno a uno, en las bolitas ya hechas.

Posteriormente seguimos refrigerando para que el chocolate se enfríe y no se caigan los palitos.

Ahora sí: las dejaremos enfriar toda la noche (¡es lo ideal para que se endurezcan bien y no se espachurren, que queremos que parezcan chupa-chups!).

Al día siguiente, cuando estén bien firmes y fríos, podremos proceder a preparar la cobertura con más Candy Melts o chocolate para fundir. Mojaremos cada uno de los Cake Pops en el chocolate fundido, dejándoles verter un ratito en posición vertical  para que eliminen el exceso de chocolate.

Luego los rebozamos con bolitas, fideos de colores, restos de Oreos molidas…¡cualquier cosa que os guste! Los dejaremos en la nevera en alguna base de poliespan o dummies que podéis conseguir en cualquier tienda, para que se sostengan en horizontal y se sigan enfriando hasta la hora de servir. Yo usé una bola de poliespan cortada por la mitad, y la metí en un vaso grande que previamente rellené de caramelos y lacasitos para hacer peso.

Y este fue el resultado!! Así que como ya me está picando el gusanito… ahí os dejo que me voy a casa a ver si me han dejado alguno de los que guardé 🙂

Besitos!!

Cake Pops Nutella y Galletas oreo

¡¡¡¡Galletaaaaaaas!!!

Si, lo se, parezco el Monstruo de las Galletas, pero… que quede aquí entre nosotros… un poco menos peluda y menos azul… lo soy!!!

De mantequilla, de jengibre, con chips de chocolate… para desayunar, merendar o simplemente porque si… ¡¡me encantan!!

Así que, como de momento no nos habéis pedido ninguna receta en particular que queráis que compartamos (o truco, que también vale 😉 ) pues a subir lo que en ese momento se nos antoja. Y ahora mismo, que me estoy tomando un delicioso Chai Tea Latte, lo que me apetece es una galleta de mantequilla. ¿Con Glassa? ¿Con fondant? La verdad es que me gustan más las de glassa (es como los Cupcakes de buttercream, le da ese puntito diferente).

La receta es muy sencilla. ¿preparados?

Ingredientes para unas 30/40 galletas de unos 8/10 cm

250 gr de mantequilla a temperatura ambiente

250 gr de azúcar glass

1 huevo XL a temperatura ambiente

650 gr de harina de todo uso tamizada

Aroma de vainilla ( podéis utilizar otro a gusto)

Un chorrito de leche entera para ligar la masa cuando este migosa (es decir, para cuando se nos está deshaciendo y tiene ese extraño tacto harinoso y poco compacto).

Canela al gusto.

Receta

ponemos en un bol mantequilla y lo batimos con el azúcar que previamente habremos tamizado hasta que este completamente fusionada. Se puede hacer con una varilla manual, pero yo prefiero hacerlo con la batidora eléctrica… no es vaguería… es que así las tengo listas antes 🙂

La mantequilla va blanqueando y aumenta su volumen ligeramente al batirla.Una vez está lista, le añadimos el aroma de vainilla. Yo, como lo uso en crema, con una cucharadita tengo suficiente, si es líquido échale un chorrito y ve probando. No hace falta mucha. Añadimos una cucharadita de canela en polvo y el huevo ligeramente batido y lo mezclamos bien.

Incorporamos la harina poco a poco y lo mezclamos manualmente (si no queremos quedarnos sin batidora) y se lo integramos a la mezcla para formar la masa. Puede que veamos que se desmiga, si eso sucede, como hemos dicho antes, le echamos un chorro de leche (con cuidado de no pasarnos) para lograr una masa compacta, si vemos que se queda demasiado líquida, añadimos un poquito de harina más.

Una vez elaborada la masa, hacemos una bola y la dividimos en cuatro partes. Las estiramos con el rodillo encima de papel vegetal para que no se nos quede pegado, dejando aproximadamente un grosor de 3 mm y las dejamos reposar en el frigorífico (ya estiradas y tapadas con papel vegetal una encima de la otra), unas 3 horas mínimo, antes de sacarlas, cortarlas con el molde de la forma que queramos darle y hornearlas.

Es muy importante que en la bandeja las coloquemos a una distancia de unos 2 cm entre si, para que al hornease no se peguen entre ellas.

La masa que sobra puede volver a juntarse, estirarse y utilizarse… es una pena dejar que se pierda ni un poquito!!!

Mientras cortamos las galletas ponemos el horno a pre-calentar a 180º (o a 160º si le ponemos aire), cuando las metemos en el hay que estar muy atentos al tiempo. Con 10 minutos es suficiente, que los bordes queden un poco dorados pero que no se nos quemen.

Cuando las saquemos, las dejamos enfriar sobre una rejilla, y las decoramos como más nos guste y ahí, si como diría nuestro amigo… podremos comer unas deliciosas… Galletaaaaas!!!

P.S: Si queréis que subamos alguna receta en particular podéis pedírnoslo en nuestra página de Facebook: https://www.facebook.com/pages/La-Aldea-del-Dulce/434278356648315?ref=ts&fref=ts

monstruo-galletas-5