Tarta Red Velvet

Red Velvet es una de las tartas americanas por excelencia. Su brillante color rojo, en contraste con el blanco de la crema, lo hacen visualmente espectacular.

Hay muchas historias de donde viene esta receta, del porque del color rojo. Lo cierto es que, sea cual sea su origen, es deliciosa.

Ingredientes:

2 tazas de azúcar
250 gr de mantequilla suave sin sal
2 huevos grandes o medianos
4 cucharadas de cacao en polvo (Valor sin azúcar)
3 cucharadas de colorante rojo comestible
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de extracto de vainilla
1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
1 cucharadita de levadura
2 1/2 taza de harina para bizcocho (si no tenemos harina para bizcocho os proponemos este truco: por cada 3 taza de harina blanca añadimos 1 cucharada de maizena y se mezcla. Usaremos solo 2 1/2 taza de esta mezcla si no tememos harina para bizcocho).
1 taza de suero de leche o buttermilk (en su lugar, podemos usar: una taza de leche y una cucharadita de limón o una cucharadita de vinagre destilado, mezclamos y dejamos reposar por unos 20 minutos).

Preparación:

  • Pre-calentamos el horno a  180 grados. Preparamos tres moldes de 25cm de diametro y les echamos mantequilla para que no se nos pegue.
  • Mezclamos la mantequilla y el azúcar a velocidad baja en la batidora eléctrica por unos 5 minutos hasta que la mantequilla haya triplicado su tamaño y este tan blanca como la mayonesa. Añadimos poco a poco los huevos y subimos la velocidad de la batidora hasta que consigamos la misma cremosidad que teníamos antes de añadir los huevos.
  • Ahora mezclamos el cacao con el colorante rojo y añadimos a la batidora a velocidad baja. Cuando el color se incorpore a la mezcla subimos la velocidad un número más y dejamos que bata un unos 30 segundo. Paramos la maquina y movemos con una espátula, para que todo el color quede bien integrado. Mezclamos y añadimos la harina con la sal y levadura.
  •  Luego dividimos la harina en tres partes iguales, alternado con el suero de leche dos veces . Ponemos la batidora a velocidad baja y añadimos poco a poco una parte de harina, dejar que se integre en la mezlca. Ayudamos a la batidora removiendo la harina del borde del bol con una espátula e integrando a la masa. Luego añadimos  la mitad del suero de leche y dejamos que se mezcle bien.
  • Volvemos y repetimos el proceso de alternar harina y el suero de leche otra vez. Dejamos que se incorpore toda la masa y subimos la batidora a un número más alto y agregamos el extracto de vainilla.
  • Paramos la batidora y removemos la masa con una espátula y ponemos batidora otra vez  en velocidad minima y agregamos al último minuto la mezcla de vinagre y bicarbonato de soda, el cual debe ser combinado a este momento para que el bicarbonato de soda no quede en el fondo del recipiente. Añadiremos poco a poco a la mezcla.
  • Vertemos la mezcla en nuestros moldes preparados y horneamos durante unos 30-40 minutos dependiendo de nuestros horno. Dejamos que se enfríe y lo rellenamos con  chocolate blanco. Colocamos la parte superior  recubrimos con crema de queso.

RV

Anuncios

Tarta de San Valentín para 2 personas :)

Estamos en febrero, y es imposible no pensar en que se acerca San Valentín, bien por que queremos hacer un regalo especial, o bien porque no nos apetece para nada… pero… ¿y si endulzamos el día con una tarta para dos? Si estamos solos… al menos tendremos el desayuno para dos días, y es una bonita forma de celebrar que cada vez se nos da mejor esto de hacer tartas, decorarlas, y, por supuesto, de querernos un poquito más.

Si, también esto de pecar… es un poco como echar para atrás toda la operación bikini, pero… aún queda mucho y… de vez en cuando darse un capricho, lo agradece el cuerpo y anima mucho 🙂

Así que hoy os dejamos la receta de una deliciosa tarta para dos personas, de bizcocho de chocolate y canela, relleno de confitura de frambuesas, ganaché de chocolate y, decorado con fondant 🙂 Claro que sin el fondant no tendrá corazones, flores ni será tan vistosa, pero os aseguro que estará igual de deliciosa!!!

Ingredientes:

Para el bizcocho:

  • 6 cucharadas de harina
  • 6 cucharadas de azúcar (a mi me gusta más con azúcar moreno, pero la blanca le queda muy bien).
  • 2 cucharadas de cacao puro en Polvo Valor
  • 6 cucharadas de leche
  • 2 huevos L
  • 6 cucharadas de aceite de girasol
  • 1 cucharadita de de levadura
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1/2 cucharadita de jengibre en polvo
  • la punta de una cucharadita de bicarbonato sódico

Para el relleno de Frambuesa:

  • 125 gr de queso mascarpone
  • 6 cucharaditas de azúcar glass
  • Mermelada de frambuesa (la vieja fábrica sin azúcar añadido)

Para la ganaché de chocolate:

  • 250 ml de nata para cocinar
  • 300 gr de chocolate de cobertura troceado.

La receta:

Pre-calentamos el horno a 180º arriba y abajo sin aire. Preparamos el molde (el de 15 cm) y lo engrasamos con mantequilla y harina (o con Bake Easy si lo tienes a mano. Yo lo prefiero, se des-molda mejor, y la receta queda más auténtica).

Por un lado mezclamos en un bol todos los ingredientes secos tamizados, excepto el azúcar  (la harina, el cacao en polvo, la canela, el jengibre, el bicarbonato y la levadura).

En otro bol ponemos el aceite de girasol y el azúcar y lo batimos bien hasta que estén incorporados y el grano de azúcar se note lo menos posible. Una vez lo tengamos listo, le añadimos, sin dejar de batir, los huevos, uno a uno para que se incorporen bien. Ahora le añadimos la esencia de vainilla y volvemos a batir hasta que esté todo perfectamente integrado.

Ha llegado el momento de unir los ingredientes secos, que lo haremos en 2 tiempos. Primero la mitad, y cuando la mezcla esté bien integrada, le añadimos la leche, lo batimos bien, y añadimos el resto de la harina.

Ponemos la mezcla en el molde y lo introducimos en el horno durante 30 minutos (o hasta que al pincharlo con un palillo este sale completamente seco)

Lo dejamos enfriar unos 5 minutos en el molde, y lo des-moldamos encima de una rejilla hasta que esté completamente frío.

Mientras se enfría batimos el queso mascarpone, el azúcar glass y cuando esté listo, le añadimos la mermelada de frambuesa con movimientos envolventes y con cuidado para que se mezcle bien, pero que el queso no pierda su consistencia.

Con la sierra sueca partimos el bizcocho por la mitad, y lo rellenamos con la mezcla.

Preparamos la ganaché de chocolate (mezclamos la nata con el chocolate de cobertura que calentamos en el microondas con cuidado, mezclando bien de 30 en 30 segundos) hasta que queda líquido pero con consistencia) y lo echamos por encima del bizcocho repartiéndolo bien por todos los lados, para que quede recto, ayudándonos de una espátula para que quede lo más liso posible.

Lo metemos en la nevera (yo lo dejo durante una hora aprox., pero con 15 minutos tenemos suficiente) para que el ganaché enfríe y sea más fácil colocar el fondant.

Si se nos ha enfriado demasiado, solo tenemos que darle unas pinceladas de agua caliente para que pegue bien el fondant (que hemos trabajado con el rodillo para dejarlo lo fino que queramos. Nos ayudamos del rodillo para colocarlo y recortamos lo sobrante teniendo cuidado al colocarlo de no estirarlo para que no se rompa (levantamos, ahuecamos y pegamos. Si vemos que se nos quiebra, le echamos un poco de crisco (manteca vegetal).

Y a decorar (para pegar fondant sobre fondant, recuerda que necesitas el pegamento (CMC mezclado con agua) pero echarlo con cuidado, sobre todo si usamos colores como el rojo o el negro que destiñen mucho).

Y listo!!! Tenemos nuestra tarta lista para degustar en buena compañía (y de un delicioso té con leche) 😉

tartita SV